Instituto Mexicano del Seguro Social Imprimir
Galería fotográfica
03/11/2010
Palabras del Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Daniel Karam Toumeh, durante la CI Asamblea General del IMSS
 
 

Miércoles 3 de noviembre de 2010.



Maestro Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, para el IMSS es importante estar cerca de nuestro Presidente. Por eso, una vez más reconocemos y agradecemos su presencia en esta Asamblea. Bienvenido a su casa, señor Presidente.

Saludo y agradezco la presencia de los Secretarios de Estado:

Act. Ernesto Cordero Arroyo, Secretario de Hacienda y Crédito Público;

Lic. Javier Lozano Alarcón, Secretario del Trabajo y Previsión Social;

Dr. José Ángel Córdova Villalobos, Secretario de Salud;

Damos también la bienvenida al doctor Valdemar Gutiérrez Fragoso, Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social;

Saludamos también con mucho gusto y le damos la bienvenida al Lic. Joaquín Gamboa Pascoe, Secretario General de la Confederación de Trabajadores de México;

Estimados integrantes del Consejo Técnico y de la Comisión de Vigilancia, distinguidos legisladores que hoy nos acompañan, bienvenidos; Honorables Asambleístas;

Queridas compañeras y compañeros del Instituto Mexicano del Seguro Social:


MENSAJE GENERAL

Darle vigencia al Seguro Social y trabajar todos los días para responderle a nuestros derechohabientes, son indicaciones inequívocas que nos ha dado el Presidente Calderón.

El mandato es que trabajemos con transparencia y con un enfoque en resultados, que reconozcamos lo que no funciona y demos la cara a los problemas.

Por ello, quiero empezar por reconocer el reto histórico que enfrenta el Instituto.


SITUACIÓN FINANCIERA DEL IMSS

Durante la administración del Presidente Calderón, se dio un importante paso al modificarse el Régimen de Jubilaciones y Pensiones de nuestros trabajadores del Seguro Social.

Con ello, se logró mirar al futuro de la institución con renovado optimismo, toda vez que los nuevos colaboradores que se integran a trabajar al IMSS, lo hacen con cuentas individuales y autofinanciables para su retiro.

En ese momento, como en otros, el Sindicato demostró altura de miras y nos envió una señal muy clara: los trabajadores del Seguro Social están del lado de los derechohabientes. Por ello, nuestro Sindicato y, en particular, su Secretario General, el Dr. Valdemar Gutiérrez Fragoso, tienen nuestro respeto y tienen nuestro reconocimiento.

Hemos logrado avances significativos. Sin embargo, la situación financiera que hoy vive el IMSS es la más delicada de toda su historia.

Por un lado, el Régimen de Jubilaciones y Pensiones de los propios trabajadores del Instituto que fueron contratados antes de 2008, implica una presión financiera equivalente a casi 11 puntos del Producto Interno Bruto (PIB).

Y por otra parte, tenemos un problema aún mayor que tiene que ver con los ingresos que, por ley, se obtienen para solventar el gasto de los seguros médicos.

En este caso, el déficit proyectado alcanza ya los 45 puntos del PIB.

El riesgo es real. De no hacer cambios al sistema, en el corto plazo, veremos comprometida nuestra capacidad para atender las necesidades de servicio de nuestra derechohabiencia.

Por ello, hemos planteado transferir el excedente de las reservas de los seguros superavitarios a aquellos que son deficitarios. En concreto, se trata de que los seguros de Invalidez y Vida y de Riesgos de Trabajo, no generen recursos ociosos que podrían utilizarse para atender las demandas de salud de la derechohabiencia.

Esto es muy importante, y no debe haber equívocos. Nuestros esfuerzos de planificación financiera tienen que ser responsables en dos sentidos.

Por un lado, debemos estimar con toda precisión el monto de los recursos que se requieren para darle viabilidad presente y futura a los seguros de Invalidez y Vida y de Riesgos de Trabajo y que, por ningún motivo se comprometa su futuro por decisiones coyunturales.

Y por otra parte, sería igualmente irresponsable acumular recursos innecesarios cuando se tienen presiones de gasto para las atenciones de salud.

Por eso, reconocemos al Congreso de la Unión porque al aprobar la Ley de Ingresos 2011, nos han dado la posibilidad de transferir esos excedentes.

Al respecto, quiero ser muy claro. Esta medida, sin duda, nos permite ganar tiempo y capacidad operativa. Sin embargo, en ella no se encuentra la solución definitiva para blindar el futuro de la Institución.

Si queremos dotar de viabilidad y larga vida al Instituto, entonces necesitamos emprender reformas de mayor alcance, en un contexto de apertura, pluralidad, responsabilidad y disposición al diálogo constructivo.

Por ello, queremos insistir en la importancia de responder a una convocatoria que congregue a todos los actores políticos, para que sumemos nuestras voces y propuestas en torno a la construcción de un Seguro Social cada vez más fuerte, cada vez más longevo.

La administración y los trabajadores del Seguro Social estamos listos para iniciar esta histórica e impostergable tarea.


COMPROMISOS DE LA C ASAMBLEA GENERAL

Hace un año, en la Centésima Asamblea General Ordinaria, nos comprometimos a trabajar para mejorar la calidad y la calidez de la atención que damos a nuestros derechohabientes.

Nos comprometimos y estamos trabajando para ello. Como resultado de las encuestas independientes orientadas a medir precisamente la satisfacción de los usuarios de los servicios médicos, hemos detectado una tendencia favorable que reconoce nuestra mejoría en la materia.

En coordinación muy estrecha con nuestro Sindicato, creamos mecanismos como el bono de productividad y eficiencia, que nos permite motivar y reconocer al personal que se distingue por este esfuerzo.

La convocatoria ya ha tenido eco. Son más de 63 mil trabajadores los que se han hecho acreedores a este reconocimiento.

Lo anterior es reflejo de un proceso de cambio donde aún tenemos mucho camino por recorrer. Sin embargo, es menester reconocer el esfuerzo realizado por nuestro personal médico y administrativo para dar una mejor atención a la derechohabiencia.


ACCIONES Y RESULTADOS
Administración Eficiente


Por otra parte, estamos trabajando para tener una mejor administración, que permita hacer un uso más eficiente y transparente de los recursos.

Con este propósito, se ha revisado y mejorado el esquema de adquisiciones, lo cual nos ha llevado a hacer más, con recursos iguales.

He aquí un ejemplo que describe la dimensión de lo alcanzado. Si en el periodo que comprende de 2007 a 2010, hubiéramos adquirido los insumos terapéuticos a precios de los que se adquirió en el 2006, el Instituto habría tenido que gastar más de 35 mil millones de pesos, repito la cifra, 35 mil millones de pesos. En pocas palabras, esta cifra asciende a lo que destinamos en bienes terapéuticos durante dos años consecutivos en el Seguro Social.

Lo anterior lo hemos logrado manteniendo niveles de surtimiento de medicamentos por encima del 96%, de acuerdo a lo que señalan las encuestas de satisfacción, tal y como lo comprometimos hace un año en esta Asamblea.


Equipamiento

Administrar eficientemente, sin duda, también implica dotar a nuestro personal de los equipos e insumos que requiere para realizar su trabajo con calidad y oportunidad.

En un hecho sin precedentes en la historia del IMSS, y gracias a las eficiencias logradas, durante el 2010 destinamos un presupuesto de más de 5 mil millones de pesos para actualizar nuestro equipo médico y así volver a poner al IMSS a la cabeza en esta materia.


Infraestructura

Pero renovar equipamiento médico es tan sólo una parte de las acciones emprendidas para mejorar nuestros servicios al derechohabiente.

También estamos invirtiendo en la ampliación y remodelación de las áreas de urgencias del país, para hacerlas más funcionales y dotarlas del mejor equipo. Para ello, hemos destinado este año una inversión del orden de los 1,200 millones de pesos.

Ahí no queda nuestro esfuerzo en materia de infraestructura. En lo que va de la actual administración, el Instituto ha construido y equipado 55 nuevas instalaciones médicas y hemos ampliado y remodelado otras 109 más.

En suma, en el IMSS, gracias a las inversiones en infraestructura y equipo realizadas este año, y sobre todo, y aquí quiero ser muy enfático, sobre todo, gracias al talento y esfuerzo de nuestra gente, hemos logrado mejorar nuestra capacidad de servicio y brindar atención médica más expedita.


PrevenIMSS

Sin embargo, sabemos que no habrá presupuesto ni infraestructura que alcance si no incidimos en un cambio de cultura que privilegie la prevención.

¿Por qué prevenir? Porque tanto para las personas, como para las instituciones, resulta por demás lesivo y frustrante tener que gastar en la atención de padecimientos que pudieron haberse evitado.

Por eso hemos fortalecido PrevenIMSS. Para mejorar la calidad de vida de nuestros derechohabientes y, al mismo tiempo, cuidar los recursos que son de todos.

En este marco, hoy podemos informar a esta Asamblea que durante la administración del Presidente Calderón, PrevenIMSS ha tenido el mayor impulso de su historia. De las 8 millones de personas registradas y atendidas en PrevenIMSS en 2006, hoy ya hemos llegado a 21 millones. Repito la cifra, 8 millones en 2006, hoy en PrevenIMSS tenemos 21 millones de derechohabientes, a los cuales ya los hemos metido dentro de la lógica de la prevención.

En este rubro los resultados saltan a la vista. En los últimos tres años, gracias a nuestra labor preventiva, hemos podido evitar enfermedades que le habrían representado al Instituto un gasto del orden de los 5 mil millones de pesos.

Señor Presidente, Señoras y Señores Asambleístas:

Tal como lo instruyó el Presidente de la República, estamos trabajando poniendo al derechohabiente en primer lugar. Lo estamos haciendo con resultados, no con retórica.

Hemos comenzado por establecer una administración más eficiente. Así hemos logrado abatir rezagos históricos.

Estamos trabajando para atender mejor a nuestros derechohabientes, para que reciban un mejor trato y una atención más expedita y más oportuna.

Lo hemos hecho conscientes de que una sonrisa de nuestra gente alivia, pero es el talento del personal médico y el equipamiento lo que realmente nos permite curar.

Por ello, no sólo le hemos pedido a nuestra gente un esfuerzo adicional para mejorar el servicio, también hemos asumido nuestra responsabilidad al dotarlos de equipamiento médico que durante muchos años se había quedado sólo en eso, en promesas.

Ahora enfrentamos el largamente anunciado reto financiero del Seguro Social. Lo hacemos aportando soluciones que nos permitan seguir trabajando sin comprometer la operación cotidiana del Seguro Social.

Lo hacemos también con la voluntad y la apertura necesarias para que el IMSS cuente con un horizonte claro y prometedor.

Esta es la mística. Trabajar sin descanso y servir con pasión. Así lo hacemos, señor Presidente, de conformidad con sus instrucciones.

Así lo seguiremos haciendo con la convicción de que en el IMSS descansa buena parte del destino de nuestra nación.

Por su Atención, muchas gracias.



--- o0o ---
Versión word (.doc) Versión word (.doc)  
 
Vivir Mejor